Puri Santana: “La intimidad entre la mano y el cuaderno me hace sentir libre”

Purificación Santana descubrió una de sus más importantes pasiones cuando se jubiló. “En 2007 me retiré de lo que había hecho toda mi vida: ser profesora de instituto de las asinaturas Historia y Geografía. En ese momento me replantee todo, ¿qué voy a hacer ahora?, me dije”. Desde entonces Puri, como la conocen todos, ha escrito literatura infantil y juvenil. “Ni se me ocurría pensar que yo podía hacer esto”, dijo, pero así lo ha hecho desde que dejó las aulas de clase.

Esta mujer, nacida y criada en Gran Canaria se aproximó a la literatura infantil de una manera muy naif y natural. “Siempre me gustó escribir, pero nunca lo hice de manera formal, hasta que una vez junto a una amiga nos apuntamos en un concurso de cuentos”, y no ganaron. Pero esa primera aproximación dio origen a la colección Aguaviva que comprende cinco cuentos bellamente escritos e ilustrados.

“Luego del concurso, me junté con grandes amigos, artistas todos destacados, para que me ayudaran a ilustrar las historias”, contó Puri. Estos fueron Luïsa Simón i Gispert, Marta Mariño, Juan Guerra y Pilar Rodiles. Así nacieron cinco álbumes ilustrados contentivos de historias que se desarrollan en lugares emblemáticos de la ciudad de La Palmas de Gran Canaria. Estos cuentos nos muestran a Las Canteras, el Auditorio Alfredo Kraus, el puerto de La Luz, el pintoresco y multicultural barrio de La Isleta, la Plaza de Las Ranas, el teatro Pérez Galdós, y otros barrios de la ciudad desde lo fantástico.

Desde niña, literatura infantil

“Soy la gotita Din y vivo en una nube grande”, fueron las primeras palabras de un cuento que escribió Puri cuando tenía alrededor de ocho años de edad. Así nació el relato La fábrica de la lluvia, que cuenta de manera mágica cómo se desarrolla el ciclo hidrológico. Este texto, gracias al Ayuntamiento de Arucas en Gran Canaria, a través de la Concejalía de Cultura, fue publicado como un Ebook y traducido al polaco. Además, las ilustraciones fueron elaboradas por niños de 3 a 12 años en diversos talleres organizados por las bibliotecas municipales de Arucas y Piekary Slaskie de Polonia.

Tejidos de mar es otro de sus trabajos importantes. Este relato nació como una colaboración para la Comisión Española de Ayudar al Refugiado (CEAR), dentro de un programa de sensibilización acerca de los refugiados medioambientales.

La escritora

Puri escribe sus relatos a mano. Le gusta sentarse en un café con cuaderno en mano y escribir, tachar y volver a escribir. “La intimidad entre la mano y el cuaderno me hace sentir libre”, contó.

“Escribir es, sobre todo, reescribir”, nos dijo. Por esto, se proyecta escribiendo, seguir escribiendo y viajando, que es otra de sus aficiones.

Lee muchísimo. Varios libros al mismo tiempo, preferiblemente. La obra de García Márquez marcó su vida. De muchos que ha leído, entre sus escritores favoritos podrían citarse a Virginia Wolf, Alice Munro, Clarise Lispector y Vargas Llosa.

Es amante de la música, sobre todo de la clásica. “Yo me crié escuchando a Bethoven”, comentó. Recuerda que gracias a la influencia de su padre, de niña leyó a los grandes autores rusos del siglo XIX.

A Puri la conocí en un concurso de cuentos que realizó el ayuntamiento de Telde en el que participaron varios colegios. Estuvo como invitada al evento gracias a su trabajo como escritora de relatos infantiles y juveniles.

Su intervención esa vez me hizo reflexionar sobre las pasiones, ¿por qué nos mueven algunas cosas más que otras?. “Yo no elegí escribir literatura infantil, ella me eligió a mí”, comenzó diciendo Puri en su intervención durante el concurso, ahí entendí que no elegimos nuestras pasiones, ellas nos eligen a nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *