Larantxa: diseño, vestuarios, tocados y ropa reciclada

Ella comenzó su carrera como diseñadora cuando decoró unas zapatillas para que hicieran juego con el vestido que llevaría a una fiesta. Esto sucedió en 2005, en Valencia, España, su tierra natal. Y como le quedaron tan lindas esas zapatillas, sus amigas y conocidas le pidieron que les hiciera unas similares.

Luego, empezó a pintar a mano camisetas que después vendía en tiendas y, cinco años más tarde, se compró su primera máquina de coser con la que elaboró unas primeras piezas de ropa reciclada.

Arantxa Arenas se presenta como una mujer irreverente y singular que le da su toque distinto al mundo. Es encantadora, anecdótica y alegre. Descubrimos que también es arriesgada cuando nos contó que se fue cuatro años a Berlín, en Alemania, sin saber nada del idioma. Allí aumentaron sus nociones sobre moda sostenible y costura.

Reversible, multifuncional y unisex

Sus primeras nociones de costura las adquirió en “la universidad del YouTube”, nos dijo. Y hace dos años lanzó su primera colección, que presentó en Valencia. Esta estuvo inspirada en el cuento popular El amor y la locura.

En Alemania se especializó en la elaboración de prendas de vestir que fueran reversibles, multifuncionales y unisex. Creó lo que ella llamó un chambergo, que es una especie de chaqueta sin mangas que puede utilizarse de ocho formas distintas. Es una prenda de invierno que pueden utilizar hombres y mujeres por igual.

“Mientras estuve en Berlín vendí muchas de estas piezas, a la gente le encantaban, e intenté incluir otros diseños, pero la gente seguía prefiriendo el chambergo”, nos dijo.

Tocados

Hace dos años se mudó a Las Palmas en Gran Canaria. Tiene su marca, Larantxa, y hoy en día se dedica a elaborar vestuario para espectáculos, tocados y dar clases de patronaje y costura.

La primera vez que vi sus trabajos fue en el desfile Moda Calada, que se realizó en la Villa de Ingenio, en junio pasado. En esa oportunidad acompañó los vestidos de Alicia Benítez, una joven diseñadora canaria, con unos hermosos y exóticos tocados.

Por suerte, tuve la suerte, y valga la redundancia, de ganarme un tocado suyo. Me elaboró un maxilazo de yute beige y rojo. Una preciosura de accesorio para el cabello.

Slow fashion

La moda sostenible, slow fashion, o ropa reciclada, son los nombres por los que podemos identificar a un movimiento mundial que se basa en la producción de moda con métodos con conciencia ecológica a través de la utilización de materiales ambientalmente amigables y métodos socialmente responsables de la producción. También incluye la transformación de prendas ya elaboradas a fin de disminuir el consumo de ropa.

Arantxa y otros amigos de Berlín crearon un proyecto llamado Reakt, orientado a promover el reciclaje de ropa de segunda mano para darle un nuevo uso. “Nos atañe tener en cuenta que solamente en el Reino Unido cada año se tiran 100 millones de toneladas de ropa y 50% de eso va a vertederos de basura”, nos comentó.

Así, esta valencia se ha abierto paso en el nutrido mundo de la moda canaria, español e internacional. Pronto tendremos más noticias de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *