Chacho Chacha: colorido, alegría y frescura canarios

Miguelina Rodríguez, una mujer encantadora, atenta, madre, educadora y diseñadora, es la creadora de Chacho Chacha, una marca de ropa y complementos oriunda de Gáldar, en Gran Canaria, España.

Hace diez años, Miguelina incursionó por primera vez en el mundo de la moda: hizo una colección de 75 camisetas blancas y negras con el logotipo Chacho-Chacha en colores plata y dorado. “En dos días las vendí todas entre amigos y familiares a todos les encantó”, contó.

Si bien, gran parte de su vida la ha dedicado a la enseñanza de niños, otra de sus grandes aficiones es la moda. Miguelina recuerda que desde los 14 años ya diseñaba y una tía “me cosía los trajes que yo pensaba. Incluso, de grande, diseñé mi traje de bodas y los de las comuniones de mis hijas”.

También, desde siempre, interviene y modifica la ropa que lleva a diario. “¿Ves esta camisa? La compré en Zara y le coloqué este borde de ganchillo”, comentó el día que nos vimos en Agüita con la moda, un showroom promovido y organizado por ella en el norte de la isla de Gran Canaria.

Miguelina prefiere apostar por crear piezas para el uso diario: polos, camisas, pantalones deportivos. Pero, eso no es todo, ha diseñado vestidos calados y ha elaborado otros tantos sombreros y accesorios, siempre relacionados con el archipiélago canario y lo que lo caracteriza.

Moda Calada

A Miguelina la conocí en la XVII edición de la pasarela Moda Calada, que se realizó en junio, en la Villa de Ingenio. Ahí descubrí el colorido y brillos que caracterizan a la marca y sus piezas que reflejan la alegría y la frescura con contraste de colores y combinaciones atrevidas.

En 2015, la propuesta de Miguelina para Moda Calada estuvo compuesta por un fajín, polainas, un cuello y sombreros de color naranja con algunos detalles verdes.

“En 2014 me presenté por primera vez en Moda Calada, yo quería llevar el calado tradicional a la ropa de uso cotidiano y así pensé en polos a los que incorporé calado en la espalda, el cuello, las mangas y el pecho”, detalló Miguelina. En 2015 llevó vestidos de seda salvaje, neopreno, etamina y algodón a esta pasarela.

Agüita con la moda

Desde 2013, Miguelina organiza un showroom en el norte de la isla de Gran Canaria. El fin es acercar la moda y el trabajo de sus participantes “a otras zonas como el pueblo y los barrios”, nos contó.  

En julio, en la casa Capitán Quesada de Gáldar se realizó la tercera edición en la que participaron más de diez creadores y productores de la isla. No solo se trató de moda, hubo también gastronomía, dulces, vinos y accesorios.

Nos explicó Miguelina que buscan dinamizar otras zonas de la isla, no solo la capital, y hacer que más personas se aproximen al trabajo que muchos canarios realizan.

Además de lo antes dicho, a Miguelina le interesa sensibilizar la moda, crear piezas para todas las tallas y cuerpos. Le gustan los colores y poder decir algo con las piezas que elabora. Le gusta también la fotografía por lo que le gustaría llevar parte de su afición a las telas, así como incluir el reciclaje en sus creaciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *